Niponofilia VII – Ukiyo-e y shunga: dibujos japoneses pervertidos

Hace un tiempo paseaba por el Paseo de Gracia de Barcelona, rumbo a una pastelería erótica de por ahí para comprar un tanga comestible (ejem), cuando me llamaron la atención unos carteles al pasar por delante de La Pedrera: hasta el 14 de septiembre puede visitarse allí una exposición gratuita de ukiyo-e, grabados xilográficos japoneses sobre madera de los siglos XVII-XIX. Como niponófilo aficionado no podía dejar pasar esta oportunidad, así que me metí allí de cabeza.

Ukiyo-e significa, literalmente, “dibujos del mundo flotante“, lo que hace referencia al mundo urbano de las geishas, actores, señoritas de cariño negociable, luchadores de sumo, y en general todos los centros de entretenimiento… Aunque también existen grabados paisajísticos o naturalistas.

La exposición es muy completa, y está clasificada de forma más que correcta temáticamente (grabados eróticos, humorísticos, paisajísticos, de la naturaleza) y en algunos casos especiales por autor… Por ejemplo, hay un apartado dedicado por completo a Katsushika Hokusai, autor de grabados tan famosos como este, llamado “La gran ola de Kanagawa” y perteneciente a la serie “36 vistas del monte Fuji”.


Otro autor muy bueno del que han traído grabados a la exposición es Utamaro, especialista en dibujar mujeres guapísimas (bijin-ga). Como muestra, un botón:

Espejito, espejito,¿quién es la más guapa de todas?

Quizá la sección más interesante para comentar aquí (especialmente si el comentarista es un pervertido, como es el caso) sea la de shunga (que no chunga, y aquí va el chiste malo del mes), que significa literalmente “dibujos de primavera”… Eufemismo delicado para “guarradas y pornografía”. El equivalente de la Playboy en la época Edo eran los “libros de almohada” con estampas eróticas o abiertamentesexuales… Otro nombre de este tipo de dibujos era warai-e, literalmente “dibujos para reír”, lo que parece más bien ingenuo hasta que alguien te explica que “reír” en el argot de la época era sinónimo de “masturbarse”.

Un rasgo frecuente de esos shunga era representar los genitales (especialmente el pene) sobredimensionados… Por seguir con Hokusai, he aquí un grabado llamado “La planta de Adonis“, mostrando lo que ahora llamaríamos un 69 y en esa época y lugar a saber cómo llamarían:

O esta imagen de un autor llamado Anon: ojo al tamaño del miembro. Dime de lo que presumes…

Muchos autores destacaron dibujando shunga, que estaba oficialmente prohibido pero para cuyo tráfico el Gobierno japonés no ponía tampoco demasiadas trabas. Un cirioso contraste con la censura actual que comenté en esta otra entrada del blog…

Y por poner algún ejemplo curioso de dibujo erótico del mismo Hokusai: es famoso el grabado “El sueño de la mujer del pescador“, que inauguró  de algún modo el freudiano subgénero de sexo tentacular que tantas alegrías bizarras acabaría proporcionándome… Aunque eso queda para otro día.

La versión moderna del shunga tendría dos vertientes: la de cómic para adultos de estética hentai(literalmente “pervertido” en japonés), corriente a la que dedicaré una entrada exclusiva del blog más adelante; y la de dibujos y grabados que tratan de seguir en cierta forma el estilo de los shunga clásicos. En temática BDSM, destaca especialmente un dibujante llamado Jito, del que he encontrado desgraciadamente poca información por Internet, y al que muchos BDSMeros barceloneses recordarán por haber sido utilizado por un servidor como portada del tríptico-recordatorio de la 10ª cena de la página.

Una última nota: aprovecho para recomendar un libro, no erótico pero sí interesante, sobre este tema: “Un artista del mundo flotante”, del autor británico (sí, es inglés a pesar de su nombre) Kazuo Ishiguro. En él se narra la historia de un pintor de ukiyo-e que en los años de la II Guerra Mundial cambia sus dibujos sobre geishas, bares y alegres estampas de la vida nocturna por carteles bélicos “comprometidos” con el mensaje imperialista nipón. Lo duro para él viene después de la derrota total de la guerra, cuando se da cuenta de que el mundo militar que había elegido era más efímero incluso que el mundo flotante de los placeres al que había renunciado…

~ por joseplapidario en junio 6, 2009.

3 comentarios to “Niponofilia VII – Ukiyo-e y shunga: dibujos japoneses pervertidos”

  1. Muy interesante. Una sugerencia musical para complementar 😉

  2. Tomo nota, tomo nota: por de pronto la sensual portada del disco merece todos mis aplausos, jaja, así que corro a escuchar los fragmentos de audio… ¡Muchas gracias por la sugerencia!

  3. Esta Muy Bien esto es erotismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: