Así fue la fiesta A Ciegas en el Nido del Escorpión

(Por Josep)

Cerrar los ojos es abrir la mente a todo un mundo de sensaciones: es bien conocido que prescindir de la vista agudiza enormemente el resto de sentidos… No es por nada que los antifaces, pañuelos y vendas de ojos han sido siempre un juguete muy utilizado en el BDSM. Y es que cuando no se puede ver lo que ocurre, el silbido de una fusta suena mucho más amenazador y excitante,  la anticipación y el suspense se multiplican por mil, y tanto el roce de una caricia como el impacto de un azote se viven con mayor intensidad.

Así que el pasado sábado 10 de julio tuvo lugar una fiesta privada muy especial en el Nido del Escorpión: un encuentro convocado alrededor de la idea de la ceguera y los sentidos…

Flyer de la fiesta...

Nada más llegar se entregó a cada uno de los asistentes un antifaz para que lo utilizasen en algún momento de la velada… Sin obligaciones, eso sí: nuestra idea en las fiestas del Nido, y especialmente en las que tienen algún componente BDSM, es que nadie se sienta nunca forzado a hacer nada que no le apetezca.

Un antifaz de regalo por persona. Foto de Ama Annette

El único dresscode que solicitamos en la convocatoria de la fiesta fue venir sexy, dejando rienda suelta a la imaginación de cada uno. Y si bien alguno no se mató precisamente (¡a ver si en la próxima fiesta os lanzáis ya!), hubo unos cuantos invitados que se ganaron por su vestuario una medalla a la originalidad y el atrevimiento. ¡Eso es poner el pie en el Nido por la puerta grande!

¡Espectacular! Foto de Vic Moore

El buffet de delicatessen corrió de nuevo a cargo de Françoise, que preparó auténticas maravillas tanto por sabor como por la delicada presentación. Montaditos de sobrasada y alcaparrones , o de suave queso de cabra con nueces; pinchitos de mozzarela con tomates cherry o de queso manchego con membrillo; tostas de salmón, embutidos variados… Y tres boles repletos de guacamole casero,  salsa de queso azul y hummus. Quienes comieron con los ojos cerrados pudieron saborear las texturas, las diferencias entre lo picante, lo dulce y lo salado, la extraña sensación de no saber qué es lo que se está comiendo hasta que se tiene ya en la boca..

Obra de arte de Françoise... Foto de Ama Annette

Para ayudar a romper el hielo, y mientras Ama Annette, que colaboró amablemente con la organización de los juegos, charlaba con algunos invitados sobre BDSM (límites, técnicas, utensilios…), propusimos un pequeño juego para todo el que quisiera participar, un entretenimiento que bautizamos como Confianza ciega. La idea era atar entre sí a dos voluntarios por los brazos, y que luego uno de ellos se vendase los ojos con el antifaz. Las parejas así atadas tenían una ocasión única para visitar el Nido de una forma realmente diferente: una persona guiando y la otra palpando, sintiendo, escuchando, descubriéndolo todo con el tacto…

Tres o cuatro parejas se animaron a jugar… Dos amigas, en particular, nos demostraron que es perfectamente posible usar la vara y el látigo con un solo brazo libre.

Sí, con una mano hay suficiente. Foto de Ama Annette

Aprovechando que había bastante gente que venía por primera vez a uno de nuestros eventos, decidimos ofrecer para quien quisiera oírlo el cuento chino que escribí para Françoise y que le regalé en la inauguración del Nido… Es decir, la historia llamada “Autómata“, que incluye un poco de bondage y un mucho de cariño.

Ling Zhao descubriendo el rostro de Ling Li (foto de Vic Moore, clicad para verla en grande)

Ling Li a punto de conocer el yute... Foto de Erosblack

Tras el cuento dimos paso a un pequeño concurso llamado La caja negra, abierto a todos aquellos con interés por el BDSM que se atrevieran a participar… Era necesario jugar de dos en dos: una persona Dominante y otra sumisa, que debía permanecer todo el juego con los ojos vendados. Ofrecimos a cada pareja un cofrecillo en el que habíamos mezclado papelitos con breves instrucciones que la parte Dominante debería aplicar sobre la sumisa: algunas de las indicaciones eran más detalladas (“un mínimo de cinco azotes con una vara fina de bambú”), otras dejaban rienda suelta a la imaginación (“pellizcos”). Nos fuimos encargando de entregar a cada pareja los instrumentos que necesitasen para su juego, según el papelito que sacaran… La gracia era que la persona con los ojos vendados no supiera hasta el último momento si le había tocado una sesión de caricias o unas pinzas en los pezones. 🙂

Tuvimos un poco de todo: unos largos lametones, una sesión de masaje, una rueda de Wartenberg en acción, unos azotes con vara de bambú, incluso unos pases de plumero… En la imagen inferior, Ama Annette hace buen uso de la cera caliente sobre el dispuesto cuerpo de un sumiso.

Ama Annette manejando la vela... Foto de Vic Moore

Las dos chicas que ya habían participado antes en el juego de Confianza ciega se lanzaron de nuevo al ataque, y esta vez les tocó jugar con… Chocolate. En efecto, aparentemente no hay fiesta del Nido en que el sirope de chocolate no acabe interviniendo en un momento u otro: no sé que espera ColaCao para patrocinar nuestros eventos, jajaja!

De entre los que se atrevieron a salir a la palestra, una votación a mano alzada entre los espectadores decidió al ganador… O mejor dicho, a las ganadoras: el siempre fiable chocolate y la simpatía y naturalidad que habían exhibido durante la noche decidió la balanza en su favor. Su premio: una vibrogeisha sumergible que con toda seguridad les dará a cada una muy buenos ratos.

Tras este pequeño concurso, la fiesta continuó entre copas, risas, charlas, canciones y muchas ganas de pasarlo bien… 🙂

De charla por el Nido... Foto de Ama Annette

Para algunos de los asistentes a la fiesta éste fue su primer contacto con el BDSM, aunque nadie lo diría a juzgar por su entusiasmo y dedicación. El superhéroe de la imagen inferior, sin ir más lejos, recibió un buen número de azotes procedentes de unos cuantos voluntarios, hasta que encontró la horma de su zapato en la vara de bambú en manos de Françoise…

El superhéroe encuentra su kriptonita. Foto de Erosblack

Y a falta de muérdago, ¿también dará buena suerte besarse bajo un anillo de suspensiones?

¡Es la hora de los besos!

La máscara japonesa de Françoise encontró nuevos usos a lo largo de la noche…

Baile de máscaras...

Y también continuó la fiesta en ese horno acogedor que tantas alegrías nos ha dado…

Pasión en el horno panadero... Foto de Erosblack

Y hasta aquí podemos leer.
Fue un placer para nosotros volver a ver a los habituales de las fiestas del Nido y dar la bievenida a gente nueva, tanta y tan simpática… Un placer que esperamos repetir pronto con más y mejores eventos, tanto bedesemeros como de todo tipo. En agosto nos lo tomaremos con calma, aprovechando los fines de semana para alguna proyección y charla tranquila entre copas: una buena oportunidad para que los que tengáis apuro en venir directamente a una fiesta trabéis contacto con el Nido…

¡Esperamos veros pronto! Y digo “veros” a conciencia, que ya no llevaremos puesto ningún antifaz… 🙂

~ por joseplapidario en agosto 7, 2010.

4 comentarios to “Así fue la fiesta A Ciegas en el Nido del Escorpión”

  1. Muchas gracias por esta crónica tan bien detallada tanto con textos como con fotografías.

  2. Genial la fiesta, los anfitriones y la cronica.

  3. No se imaginan cuánto disfruto de sus crónicas, la excelente manera en que describen las actividades del Nido! Si no fuera porque estoy un poco lejos (en Puerto Rico), sería una frecuente asistente de sus eventos. Ah! y siempre se me hace agüita la boca al ver las delicias que hace Françoise. Deberían hacer un recetario…
    Los felicito siempre!

  4. ¿Hacéis algo a finales de octubre? estaré por allí y me encantaría asistir a alguna…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: