Polémicas bedesemeras I – Salir del armario

(Por Josep Lapidario)

Empiezo hoy lo que espero sea una serie de artículos sobre diversas polémicas que rodean el mundo del BDSM y que reaparecen cíclicamente, como el eterno retorno nietzscheano o los tacos mexicanos con mucha cebolla.

Lejos de mi intención dar respuesta a estas polémicas (no soy sociólogo ni sexólogo), pero dado que me he visto envuelto en alguna y probablemente vuelva a verme en esa tesitura en el futuro, me apetece dejar por escrito mi opinión sobre el tema, de forma que llegado el momento pueda participar en futuras discusiones pegando un enlace a este texto y repantingándome de nuevo en mi sofá preferido.

Abro el fuego con un tema siempre candente: salir o no del “armario” bedesemero, y hasta qué punto tienen que ocultar su identidad los aficionados al BDSM tras máscaras, nicks y antifaces.

Es evidente que la necesidad de “salir del armario” para homosexuales (entiéndase aquí cualquier variante LGBT) es mayor que para aficionados al BDSM… Una pareja hombre-mujer que practique habitualmente BDSM puede hacerse arrumacos y carantoñas en la calle sin que nadie comente nada, mientras que una pareja homosexual (bedesemera o no) lo tiene más difícil para que sus efusiones de cariño pasen desapercibidas en público. (Bueno, vale, una pareja bedesemera no puede iniciar juegos D/s en un bar, pero tampoco es tan grave a no ser que seas actriz de Public Disgrace).

Sin embargo, hay mil otras maneras en que la querencia por el BDSM puede pasar a ser de dominio público: una foto que llega a manos de quien no debe, comentarios de un vecino cotilla o un amigo bocachancla… Y ahí sí que acaba teniendo importancia la diferencia entre salir uno mismo del armario bedesemero o que te saquen de él a empellones.

 

No pido tanto, ¡lo juro!

Reconozco que hay muchos y muy buenos argumentos en contra de salir del armario

1) Incomprensión social

En TVTropes, una interesantísima (y adictiva) wiki que recoge de forma muy amena convenciones narrativas presentes en relatos televisivos, comiqueros o cinematográficos, puede encontrarse una entrada llamada “Bondage is Bad” , que recoge representaciones negativas del BDSM en los medios. Como muestra, un botón: en la por otra parte excelente serie “Bones“, hay al menos dos capítulos en que las prácticas sadomasoquistas no sólo son ridiculizadas, sino que además se presentan como peligrosas, propias de dementes y de gente que no sabe disfrutar del sexo “corriente”. Todos los tópicos idiotas y desinformados reunidos en uno. 😛

 

La doctora Brennan desconfía de los floggers rosa

Potencialmente los bedesemeros pueden recibir hostias (qué ironía) desde muchos frentes: psiquiatría decimonónica, feminismo mal dirigido (por suerte minoritario dentro de las corrientes feministas con que simpatizo), y por supuesto la “psicología Fisher-Price” o de barra de bar. Cada uno de estos enemigos merece artículo propio, pero el caso es que al salir del armario hay que estar preparado para enfrentarse a argumentaciones y ataques de todo jaez, a veces delirantes, a veces auténticos retos intelectuales. Y no todo el mundo tiene ganas de meterse en esos berenjenales.

 

Todo bar tiene su comisión de expertos

Es un poco la pescadilla que se muerde la cola: poca gente quiere salir a la luz pública porque el BDSM no se considera “natural”, y el BDSM no se considera “natural” porque poca gente quiere salir a la luz pública. Visto desde ese prisma, casi nos merecemos lo que nos ocurre: una presencia pública del BDSM lamentable en la mayoría de los casos y en la mayoría de los medios. Recientito está el escándalo de nosequé programa de mierda de Tele Cinco sacando a un “falso esclavo” con máscara de goma reafirmando su hombría diciendo que no le creamos pagafantas por chupar pies, porque en realidad es un maltratador condenado (es difícil juntar más estupidez, tópicos rancios y chorradas en una sola frase)…

Aquí Tele Cinco, aquí un payaso

Y ya veremos cómo sale el programa de “21 días” dedicado al BDSM, que por las informaciones previas aparecidas en prensa me da más miedo que otra cosa. Sólo me consuela saber que en ese programa han participado al menos una pareja y una dómina que sí son realmente del gremio…

"¡Oh, Dios mío, le está azotando el culo!"

El BDSM es un mundo amplio y heterogéneo, con un vocabulario propio y unas convenciones bastante desconocidas fuera de su ámbito. Quien intenta mostrarlo desde fuera suele representar sólo una parte de este mundo, por lo general la más convencionalmente tópica, o sólo la más fácilmente morbosa, o sólo la más “profesional” y alejada de la realidad cotidiana de muchas parejas (no tengo nada contra el BDSM profesional, ya hablaré de ello alguna vez aquí, pero para mucha gente “de fuera” todo el sadomaso es profesional y es una pena que perviva esa imagen).

La periodista de “21 días” ha soltado una frase pelín tonta en la promoción del programa: “A mí me sorprendió mucho que más allá de la relación de dominación-sumisión, tienen un abanico de emociones”. No jodas, Sherlock. Qué esperabas. A ver si por disfrutar del bondage o los azotes no se va a poder sentir amor, odio, miedo, alegría, rabia o celos.  “Si nos pinchan, ¿acaso no sangramos?”, nunca mejor dicho en este caso.

 

¡Adelita, no nos falles!

 

Por resumir: si alguien no quiere salir del armario porque piensa que le van a confundir con un demente o un maltratador, le diría si le importa mucho la opinión de alguien que no sabe distinguir entre un combate de judo y darle una paliza a un tipo en un callejón.

2) No dar munición a los gilipollas:

A lo largo de la vida es inevitable ganarse algunos enemigos: yo intento ser siempre diplomático, pero haría falta ser Gandhi para no acabar pisando algún callo en cualquier ámbito de la vida y que te aparezca un Lex Luthor inopinadamente. Está claro que cuanta más información tengan de ti tus enemigos, con más precisión podrán dirigir sus dardos… Pero también lo es que vivir con miedo a lo que dirán de ti cuatro gilipollas a quienes le caes mal es un tanto triste. No hago nada ilegal ni éticamente reprobable, así que ¿qué más da? Y nadie me podrá hacer nunca chantaje con hacer públicas fotos mías practicando BDSM: ya las publico yo mismo, muchas gracias.

 

A Lex Luthor no le salen bien las cosas...

3) Circunstancias familiares particulares:

Este sí que es un motivo de peso… No pienso tanto en quien tiene padres muy conservadores (en ese caso el mismo toma y daca generacional ya empuja a “salir del armario” aunque sólo sea para tocarles las pelotas), sino especialmente en la gente que tiene críos pequeños. Y es que, al menos mientras el BDSM no esté naturalizado, es ciertamente delicado que, por ejemplo, los compañeros de clase de tu hijo se enteren de que papi sale en la Penthouse atando y azotando a mami. Y eso sin hablar de una de las plagas bíblicas que acompañan a casi cualquier separación: la custodia por los críos. ¿Qué abogado de divorcios no usaría los prejuicios sociales o las confusiones interesadas entre BDSM y maltrato para inclinar la balanza a favor de su cliente?

En mi caso, este motivo no aplica: por un lado, mi familia es muy maja; por el otro, no pienso tener hijos (ya perpetué mi semillita genética donando esperma hace unos años).

Mucha gente se sorprendería si supiera más de sus padres...

4) El hombre del saco del siglo XXI: los cotillas de RRHH.

“¡Cuidado con lo que pones en tu Facebook, que los de RRHH lo miran antes de contratarte! Bueno, pues que miren, yo qué quieres que te diga. No me gustaría trabajar en una empresa que no aceptase fetichistas o bedesemeros, del mismo modo que no me gustaría trabajar en una empresa que no aceptase homosexuales o transexuales. Mi trabajo no lo realizo con una máscara de cuero o un látigo en la mano, y que se evalúe mi idoneidad para un puesto por mis gustos en el dormitorio me parece suficientemente subnormal como para no pensar en ello dos veces.

Así que a Peláez le gustan los látigos... ¡Hmm, a la jefa de Contabilidad también!

“Pero en tiempos de crisis como éste no hay que poner en peligro el trabajo…”. Anda, no me jodas. Con la crisis se están intentando justificar recortes de derechos laborales, bajadas de sueldo (estando los nuestros entre los más miserables de Europa) y disminuciones del gasto social: que no me toquen los cojones usando también la crisis como argumento para perpetuar una especie de miedo a reconocerse uno mismo tal como es.

Sí reconozco que hay casos en que el tipo de trabajo hace imposible la salida del armario… El ejemplo más palmario es el de profesor de primaria, donde la habitual histeria de muchos padres les haría difícil entender que cuando salen de clase, los profes no son angelitos asexuados.

Pero hay más: así a bote pronto se me ocurren políticos, jueces (increíble la ordalía a la que fue sometido un juez belga, retratada en la peli SM Rechter, de la que pronto hablaré aquí), y en general cualquiera con una posición “mujer del César” demasiado expuesta a la opinión pública. Sin embargo, sí creo que se exagera muchísimo este peligro, y que a la gran mayoría de empleadores les importa una mierda lo que hagas en tu dormitorio mientras hagas bien tu trabajo.

5) Posible vulgarización:

Mucha gente en el mundillo del BDSM ya está contenta con esa imagen del sado subterránea, oscura y en cierto modo elitista. Algunos (sobre todo parte de la “vieja guardia”) pasaron una especie de infierno para entrar en contacto con este mundillo antes del advenimiento de Internet, y ven con una cierta rabia que ahora baste un grupo de Facebook para tener mil contactos fetichistas al alcance del dedo… Lo que les lleva a ver como superficial cualquier contacto con el BDSM que no haya venido precedido de un considerable esfuerzo previo.

A otros simplemente ya les gusta que la sociedad les vea como depravados (bueno, ¿y a quién no le divierte epatar al burgués?). Y otros temen que naturalizar el BDSM lleve a vulgarizarlo: “Belén Esteban descubre sus primeras esposas”, para entendernos.

 

Al fin y al cabo Sade era un aristócrata...

Es fácil vulgarizar y ridiculizar lo que se desconoce, y quedarse en las catacumbas no sirve para evitar que el BDSM se trate como telebasura… Si los bedesemeros esconden la cabeza en la arena, falsos esclavos y falsos Dominantes darán la cara por ellos. En el fondo acabamos en la dicotomía de Apocalípticos e Integrados de Umberto Eco: no me voy a rasgar las vestiduras porque Nobuyoshi Araki saque fotos de lady Gaga atada, más bien me alegraré de que llegue una visión positiva del bondage a los mass media. Hay que elegir bien el campo de batalla, no renunciar a la guerra dándola por perdida.

 

Pues sí, Araki ató y fotografió a Lady Gaga...

Pasemos ahora a los argumentos a favor de salir del armario:

1) Normalización:

O quizá sería más apropiado llamarlo “naturalización“. Y es que la querencia por el BDSM nunca será “normal” en el sentido de “estándar” o “ampliamente compartida por la mayoría de la población”… Pero es que yo no quiero que el BDSM sea “normal”, sino natural. No quiero un país lleno de fetichistas (aunque no estaría mal) sino un país en que se entienda qué implica y qué no implica disfrutar del BDSM…

Ya es muy de paleto o de fanático religioso creer que la homosexualidad es una enfermedad o una tara, pero aún hay mucha gente que cree que el gusto por el sadomasoquismo es algo antinatural o un síntoma de locura. Eso me toca abundantemente las pelotas, y si salir del armario fue un arma válida para naturalizar la homosexualidad, no veo por qué no podría servir para algo parecido derribar la puerta del armario sadomasoquista.

Y a los que tienen miedo de que naturalizar sea lo mismo que vulgarizar, les preguntaría qué les parece este vídeo precioso emitido en el canal Arte (que no será mainstream pero tampoco es precisamente desconocido) que muestra una performance de Dasniya Sommer…

 

Decir que me encanta es quedarse corto

2) Huir de la esquizofrenia:

Lois Lane ama a Superman sin saber que lo conoce como Clark Kent, quien a su vez quiere ser amado por su faceta cotidiana y no la superheroica… Joder, qué innecesario follón. Cuelga las gafas, Clark, muéstrate tal como eres, y sé lo suficientemente adulto como para no ir jugando a la “persona normal” tratando de parecer lo más apocado y gris posible. ¡Luce tus calzoncillos rojos con orgullo gay! No, quiero decir… ¡Con orgullo superheroico!

 

¡Wonder Woman nunca necesitó una identidad secreta!

Coñas aparte, sí es cierto que representa un curioso alivio dejar de recurrir a los disimulos, mentiras, ocultaciones o verdades a medias a que se ve uno obligado si quiere mantener una separación férrea entre su sexualidad particular (en este caso, el mundo del BDSM) y su imagen pública, laboral, familiar… Es todo mucho más sencillo llevándolo de forma natural, sin ocultarlo y sin pregornarlo (no se trata tampoco de ser indiscreto o vulgar), pero de forma que si alguien te pregunta, puedas contestarle la verdad sin muchos aspavientos.

3) La paradójica buena imagen del bedesemero:

Si volvemos a TVTropes, podemos encontrar con satisfacción la entrada “BrainsAndBondage”, en la que se recoge la cada vez más frecuente convención narrativa de adjudicar a los practicantes de BDSM un nivel cultural y de inteligencia superior a la media: por ejemplo la dominatrix Lady Heather, en CSI, que fascina con su inteligencia y cultura al mismísimo Grissom. Incluso la variante negativa de esta convención tiene su qué: el malvado culto y refinado que la web de tropos recoge en la entrada “Wicked Cultured”. El diabólico Darth Vader habla como un culto noble inglés, Luke Skywalker como un sencillo granjero… Pero Darth Vader tiene mucho más carisma que el pobre Luke.

 

¡Dale duro, Lady Heather!

Desconozco si hay estudios que relacionen el nivel cultural con la querencia por el BDSM (ya lo buscaré), pero en mi experiencia personal no creo que ni el nivel social ni el cultural sean un factor apreciable en las tendencias sadomasoquistas… Si acaso, sí influyen en el estilo con que se manifiestan, pero esa es otra historia. A pesar de ello, tiene su gracia estar en buena compañía fetichista y compartir perversión con Rousseau, Michel Foucault o el mismísimo Aristóteles, con su afición a hacer de pony boy para Phyllis…

 

¡Arre, caballito filósofo!

4) Willkomen, benvenue, welcome:

Uno de los objetivos principales tras la creación del Nido ha sido siempre ofrecer un espacio que no sea exclusivamente BDSM sino BDSM-friendly, es decir, abierto no sólo a encuentros BDSM sino también a eventos (siempre privados) como el club del libro, las fiestas Rocky Horror o actuaciones del Cabaret Manson. El propio entorno del Nido, con sus potros y cruces de San Andrés, ya despierta la curiosidad de muchos de los asistentes a esos encuentros, y atenúa la sorpresa si a alguno de los asistentes le da por desempolvar el látigo. De hecho una cosa suele llevar a la otra, a alguien presuntamente vainilla le da por probar las cuerdas… Y de repente el exiguo grupo de fans del bondage se ha incrementado en uno. 🙂

 

El Nido de cuerdas mensual

Para generar ese ambiente acogedor, esa puerta de entrada amigable y natural al BDSM, veo un requisito no avergonzarse de lo que uno hace. ¿Verdad que sonaría raro a estas alturas que en una entrevista de la tele saliera alguien con la cara pixelada, la voz alterada y nombre falso, confesando que es homosexual y regenta un bar de ambiente? Pues yo no pienso tampoco pixelarme el jeto para hablar del Nido en parte alguna, si se me da la oportunidad.

En el libro “BDSM 101” de Jay Wiseman (que aquí se llamó “BDSM. Introducción a las prácticas y a su significado“) se pueden encontrar varias referencias a la salida del armario, y entre otras cosas indica que para cualquiera que desee organizar encuentros o crear asociaciones bedesemeras, es inevitable ponerse bajo el foco de la luz pública o semipública.

Así que cuando Françoise y yo creamos la asociación cultural del Nido y empezamos a darla a conocer, ya sabía que tenía que estar preparado para que cualquier conocido, familiar o colega de trabajo me dijera: “coño, ¿tú eres el del Nido del Escorpión del enlace que me enviaron el otro día?”.

 

Pues sí, somos los anfitriones. ¿Te gusta el sushi?

 

Para terminar

Bueno, ¿y cuál es mi opción tras valorar todo lo anterior?

Tras mucho considerar los pros y los contras, decidí que me importaba un pito.

Así que mi opción es sencillamente ni esconderlo ni contarle mi vida al panadero de la esquina. En Facebook estoy con mi nombre real (aunque con configuración de privacidad restrictiva), en otros sitios aparezco como Josep Lapidario (mi nick favorito, quizás por simetría con mi hermano Juan Nicho) o como Bic Cristal (escribo normal), pero no me preocupa demasiado.

Mi familia ya sabe de mis gustos, y que los comparto con mi pareja. La mayor parte de mis amigos, también. ¿Y si se enteran los de mi curro, qué más me da? Otros compañeros de trabajo actúan en grupos de música, o juegan en liguillas de fútbol: yo organizo clubes del libro, fiestas temáticas de BDSM amateur o nyotaimoris. ¿Y qué? ¿Voy a programar mejor o peor en Java porque me lo pase bien atando o dando latigazos? ¿Por qué tendría que esconder algo que no es inmoral ni ilegal ni engorda, algo de lo que no me avergüenzo sino que forma parte de mí? Otra cosa es que no lo voy contando por ahí a no ser que me comenten algo antes: si un compañero de trabajo o quien sea me pregunta, contesto, pero no voy por ahí con un cartel en la frente porque ni hace falta ni viene a cuento.

Por otro lado, esta “salida del armario” tiene sus recompensas inesperadas. Estas Navidades mis padres me regalaron un libro precioso de grabados eróticos japoneses, en una edición cuidadísima de la editorial Phaidon. Su comentario fue: “como a ti te gustan estas cosas…”. 🙂 A veces amigos míos a los que hace tiempo que no veía me escriben o llaman para comentarme que han visto que estoy involucrado en tal o cual fiesta, y pidiéndome opinión o consejo sobre este tipo de cosas “porque siempre me han dado morbo pero no sabía cómo meterme”…

 

Un poco grande para tenerlo en la almohada, eso sí

Y hasta aquí hemos llegado en el artículo de hoy: espero que hayáis sobrevivido al rollazo… 🙂

~ por joseplapidario en enero 24, 2011.

21 comentarios to “Polémicas bedesemeras I – Salir del armario”

  1. la pregunta seria mas bien esta ¿esta la gente preparada para que podamos hacer publica nuestra aficcion al BDSM? personalmente pienso que no.que no están preparados para nada que se salga de lo normal.

    • Es una forma de verlo, y en parte es cierta. Otra forma de verlo (la que he intentado reflejar en el artículo) es que los que tenemos que estar preparados somos nosotros, en cierta forma: listos para explicarnos, “dar la cara”, enfrentarnos y desmontar los prejuicios y chorradas que nos echen.

    • gracias por el articulo sobre salir o no del armario, personalmente me a impactado mucho, sobretodo el tema de “lo facil qeu lo tenemos ahora” me gustaria incluir qeu soy un chico de 28 años el cual lleva casi 2 detras de cumplir una fantasia o deseo BDSM sin contar la de tiempo que me lleve traumatizado por soñar las cosas qeu soñava,soy andaluz de malaga por desgracia tras todos mis “onestos” intentos de confesar o contar o compartir mis deseos mas intimos cn mi entorno siempre sale el temita de la “perversion sadica” qeu todo el mundo ve cm algo malo!!!!mne gustaria poder “hablar” cm novato de este asunto…dado qeu no veo qeu sea una ocosa sencilla de alcanzar.gracias por todo!! a todos!!

      • pido perdon por todo lo mal qeu me espresado me pone nervioso pensar que realmente hablo con gente qeu disfruta y vive de esta manera!!!

      • Hola, buenas! Y antes que nada, encantados de conocerte, y no te pongas nervioso, hombre! 🙂

        Conozco perfectamente la sensación de sentirse “traumatizado”, molesto o incomprendido por sentir fantasías BDSM… Fue a raíz de atreverme a contarlas, compartirlas y conocer gente maravillosa con gustos similares cuando las piezas fueron encajando… Explicar tus tendencias a la gente que te importa no es fácil, sobre todo cuando hay tanto malentendido y tanta tontería por ahí (yo también me he tenido que tragar lindezas como lo de la “perversión sádica”). Antes de compartilo con gente “vainilla” (qué poco me gusta esa palabra) lo importante es que tengas las ideas claras para que puedas ir refutando las tonterías que te digan… Y para eso va de fábula hablar con gente que lleve tiempo metida en el mundillo, y que más o menos haya hecho su propia salida del armario.

        Si eres malagueño, te recomiendo que contactes con LadySelene, la dueña del TLL (http://mazmorraeltelele.wordpress.com), ya que en sus fiestas seguro que puedes intercambiar de primera mano impresiones y charlas con gente maja que vive el BDSM de forma positiva…

        Abrazos varios!

  2. Solo Empezar como siempre por un GRACIAS! Ya que yo me considero un Beginner en todo esto y gracias a vosotros pues pude encontrar un mundo con gente con las que compartir cosas que asta ahora no guardaba como secreto,sinó que no tenía con quien hacerlo…y asta hace poco,que tenía trabajo,nunca fue un problema el esconderme.Quizás tampoco estoy tan metido en el tema como algunos o quizás sea mi edad pero bueno yo creo que se puede tratar como el tema de la Homosexualidad…es una cosa que te viene como persona y cada uno tiene que ser libre de salir o no salir del Armario de los latigos,y creo que desde el nido ayudais a que esa descisión no sea muy dura,puesto que el estilo BDSM-Friendly hace que den ganas de conocer a más gente y relacionarse con semejantes y afines!

    Yo por mi parte no tengo ningun problema en que la gente sepa mis gustos,y no lo escondo,solo que por contexto social…a veces omito decir según que cosas.Pero bueno,me ha gustado la comparación de BDSM con los combates de Judo y las Peleas Callejeras…

    Sobre todo,en este tema,a veces hace gracia escuchar según que opiniones de gente cerrada y fanáticos.

    Besos Y Abrazos Zorrunisimos!

    • Empiezo yo con un DE NADA! 🙂 El ejemplo del judo vs. las palizas callejeras sirve muy bien para que la gente entienda que esto del sado no es “ponerse a pegarse sin más”, sino que hay una serie de reglas (como mínimo de seguridad), y que interviene como parte fundamental el consentimiento explícito de ambas partes.

      Y está bien reaccionar a las opiniones de cerrados y fanáticos con una sonrisa, como dices: a partir del momento en que se queda uno en cierta forma bajo la luz pública es inevitable encontrarse capullos de variado pelaje. Que con su pan se lo coman: no voy a dejar que cuatro fanáticos dirijan mi vida o decidan lo que puedo o no decir.

      También es muy correcto lo que dices de omitir según qué: no se trata de irlo contando todo (por pudor, sin ir más lejos), sino no verse obligado a mentir u ocultar nada frente a preguntas directas o si sale el tema en la conversación…
      Abrazos desde el Nido, caballero!

  3. ¿Ya se acabó el “rollazo”?, a mi me ha parecido ,que falta aún mas ,a ver si de la discusión surge la luz …,yo en mis intentos no tuve suerte nunca,ójala en esta ocasion .la haya o en la próxima ,o en la de más allá…,de lo que estoy seguro es de que entre nosotros ya “deberiamos “tenerlo” pelin mas claro …

    Aunque claro,no hemos leido nada sobre las dobles vidas,que son per sé ,otro interesantísimo tema,y que no ayudan en demasia a la resolución de este …¿verdad?

    En fin,tiempo al tiempo

    Gracias Josep,espero verte este fin de semana ,si es posible.

    • Precisamente para aclarar las cosas (o al menos mi visión de ellas) he escrito el artículo. La cuestión de las dobles vidas (y de mi poca querencia por ellas) la he intentado reflejar en el artículo cuando hablo de Superman y Clark Kent, frente a gente como el Capitán América o Wonder Woman que nunca necesitaron ni quisieron mantener una identidad secreta…

      Y cuando estés por Barcelona vente por el Nido si lo deseas, claro que sí!

  4. Muy buen artículo!

    Difícil hacer un comentario coherente y acertado desde el curro, pero lo intento 😉

    Ciertamente en el mundillo BDSM por web o libros puedes encontrar información sobre azotes, ataduras y similares, pero el tema de salir del armario casi ni se menciona y es suficientemente interesante y afecta al dia a dia de la persona como para tener que ser tratado ya que ciertas pautas y experiencias de otra gente ayudan a dar ideas para la situación de cada individuo, que siempre es única.

    Mi opinión es que es normal que haya reticiencias a que se conozcan ciertas aficiones que uno tiene a causa de la opinión pública que tiene. Por ejemplo yo hace años iba con mucho cuidado de decir que yo era… jugador de rol!!! La de veces que me habían mirado raro o preguntado si era cierto eso que matábamos gente (‘Sí, en la última versión de La Llamada de Cthulhu salen unas técnicas de secuestro y tortura muy logradas.’). Aún y así he de reconocer que ya hice algo por el mundillo presentando mi ‘Treball de Recerca’ sobre los jeugos de rol para intentar mejorar la imagen por lo menos para los profesores del tribunal (Detalle interesante: una monja de 70 años jugando con un dado de 20 caras durante la presentación del mismo).

    Lo del BDSM es algo similar aunque a otro nivel. Supongo que tambien tiene relación con el liberarnos de la visión de la sexualidad judeocristiana que tanto daño ha hecho y ha reprimido los deseos de la gente. En mi caso por ahora solo he sacado un pie del armario, primero fue ‘corromper’ a mi pareja (aunque creo que ya estaba ‘corrupta’ y yo solo di la oportunidad de ponerlo en práctica), luego no esconder ciertos gustos a los amigos mas allegados (reconozco que no hace demasiado de eso) y la família… bueno, mi hermano puede sospechar algo por los fondos de pantalla que tengo en el PC, pero él tiene una forma de vida muy particular así que no me preocupe que me ‘juzgue’ y no encuentro necesario que el resto de los familiares sepan sobre esto. Aún y así no em avergüenzo de mis gustos.

    Por otro lado en mi FB se pueden ver detalles totalmente BDSM si lo miras bien y no lo escondo (algún comentario ha habido ya por la oficina), así que cualquiera de mis contactos si hiciera un repaso por mi muro podría llegar a conocer de mis gustos, aún y así reconozco que mi FB tiene un nombre ‘falso’ por mis paranoias de privacidad y poder separar mi identidad real de la digital.

    Ahora comparto una impresión mia: A mi me parece que cada vez se ven de manera más pública cosas con referencias BDSM, desde videoclips de Christina Aguilera, sex-shops ‘light’ rollo Lovestore que venden artículos para que gente vainilla juegue un poco o referencias (por ahora no muy buenas) en televisión (Ama Nines en La Que Se Avecina).

    Cómo lo veis?

    • ¡Qué interesante comentario! Muy buen paralelismo lo del rol: tendría que haberlo puesto en el artículo porque he sufrido también en mis carnes el estúpido prejuicio en contra de estos juegos, basado (igual que en el caso del BDSM) en el desconocimiento y las ganas de juzgar sin tener ni puta idea de algo. Muy grande lo de presentar el “Treball de recerca” sobre juegos de rol: eso es coger el toro por los cuernos, y el tipo de actitud que me mola en estos temas. 🙂

      La forma “gradual” que comentas para salir del armario en estas cosas tiene mucha lógica, y se suele dar de forma gradual, no planificada: primero la pareja, luego los amigos más íntimos, luego (en según qué casos) la familia o parte de la misma, finalmente los que se enteren por casualidad.

      Lo de que en el perfil se vean cosas BDSM sin darles excesiva importancia ni intentar ocultarlas ni nada de este tipo es lo más razonable para naturalizar el sadomasoquismo: si llegan comentarios de la mezcla de gente que cada cual tenga agregada, que lleguen. Algunos serán sorprendentes… Lo del nombre falso en el Facebook es otro tema no del todo relacionado: separar la identidad digital de la real (que me parece muy correcto) es un asunto diferente que separar la identidad sexual de la real.

      Estoy de acuerdo también con tu impresión de que se ven cada vez más referencias públicas al BDSM: videoclips, catálogos de moda, anuncios… Y lo de “Lo que se avecina” es divertido: los personajes más sexualmente liberados son paradójicamente los Recio (“hazme el Guardiasivíl”), y lo de Ama Nines es un elemento de humor en una comedia, nada que objetar ahí.

      Abrazos varios!

  5. No sólo decir “congratulations” o “chapeau” o ¡bravo por este artículo! sino agregar simplemente desde mi humilde posición de Psico-Pedagoga y Ama Profesional, que la tarea que nos toca, si queremos que nos entiendan, es justamente enseñar y explicar (que es lo que hago con la gente novata y no novata que me pregunta o asiste a mis clases y sesiones). Principalmente infundo CONFIANZA, NO TENER MIEDO A PROBAR, ACERCARSE A LA GENTE QUE PIENSA Y SIENTE COMO UNO, PREGUNTAR, ESTUDIAR, DEDICAR TIEMPO, etc. NUNCA opinar sobre lo que no se ha probado, NUNCA opinar por boca ajena, PORQUE PUEDES PERDERTE UN MUNDO DE SENSACIONES y, queridas y queridos míos, ya sabéis que la vida es bastante corta para disfrutar de todo lo que nos ofrece.
    Estoy a vuestra disposición.
    Besos y mordiscos para todas y todos.

    • Muchas gracias por las felicitaciones! 🙂 Comparto plenamente tu visión pedagógica de estos temas, y me parecen muy atinados y sensatos los consejos que enumeras para darle a cualquiera que se acerque al mundillo con la mente abierta…

      ¡Un fuerte abrazo y nos vemos bien pronto!

  6. maravilloso artículo, te enlazo 🙂

  7. Ha estat un plaer, un article molt bo Josep, l’enhorabona.
    I gràcies per la part que em toca 🙂

  8. Un artículo esclarecido. Lo planteas todo con honestidad y desde diferentes perspectivas. Yo en mi cortísima experiencia bdsmera, he tenido sopresas en la salida del armario con amigos (claro, que preseleccioné un poco): gente presuntamente “convencional”, que sin embargo lo ven muy natural, porque 1) soy yo la que lo practico; 2) en cualquier caso, forma parte de mi intimidad; 4) no afecta en nada sustancial al resto de mis actividades, intereses, relación con ellos 3) añade algo de morbo erótico-festivo a las reuniones, sin por ello convertirme en la freak.
    No sé, es mi pequeña reflexión.

  9. Me ha gustado mucho tu artículo!!!!!!! un abrazo!!! ::)

  10. No los veo yo muy aficionados a esto de los premios blogueros pero este para mi tiene sentido ya que después de tres años me ha vuelto y solo he decidido publicarlo desde la sensatez.
    Dicho sea de paso, estos juegos solo cumplen la función de dar nuestro blog a conocer y ya que el de ustedes me encanta pensé que tampoco era mala idea.
    Seguir la cadena no es obligatorio así que en mi blog queda.
    Besos y hasta el sábado.
    aigua.

  11. gracias nidodelescorpion jeje savias palabras sobre el asunto!!e de confesar que aun lo mas cerca de sentirme como “fantaseo o sueño”por no decir anhelo y eso qeu la malloria de la gente qeu conozco medio metida en bd tienen mas de 35 años yo 28 me dicen aun, que soy muy joven para que esto me guste realmente jeje algo que me hace gracia!!! dado qeu en realidad me da verguenza decirles a algunos qeu no e sido ni iniciado por webcam(algo qeu tampoco comprendo) por que a las personas qeu se lo cuento siempre me “aconsejan” buscarme una ama d epago o ciberama para la primera o primeras veces!!! (¿eso es cierto?) por un lado me atrae mucho la idea el hecho de sentirme humillado “asi” es morboso….divagando menos!! lanzo uan pregunta al aire¿segun vosotros mas metidos en el mundo real¿puedo sentirme sumiso por desear cosas de ese estilo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: