Lupercalia romana: ¡así celebramos San Valentín en el Nido!

En el día de las fiestas Lupercales, muchos jóvenes nobles corren por la ciudad desnudos, entre risas, azotando a quienes se cruzan en su camino con látigos de cuero. Y muchas mujeres de rango salen a las calles para encontrarse con ellos…” Plutarco – Vida de Rómulo

Diversas obligaciones reclaman casi todo nuestro tiempo, pero seguimos encontrando ratillos para comentar aquí las últimas fiestas del Nido del Escorpión… ¡Le toca al turno a la pasada celebración de las Lupercales! Y es que San Valentín no ha sido siempre una fiesta edulcorada y cursi… Hasta el siglo V d.C., en los idus del segundo mes del año tenía lugar una celebración divertida, salvaje y pagana, cuyo espíritu quisimos recuperar en el Nido el pasado 12 de febrero.

En la noche de la vigilia del dios Fauno, los sacerdotes luperci o “amigos de los lobos”, elegidos de entre los más valientes y fogosos de la ciudad de Roma, se reunían en la gruta Ruminal. Allí, a los pies de la higuera sagrada, sacrificaban en honor de los dioses a dos jóvenes y sanos animales. Tras el sacrificio, se mojaban la frente con la sangre derramada y fabricaban látigos con la piel de las bestias. Esos látigos y el ritual de purificación que los acompañaba se llamaban februa, palabra que dio nombre al propio mes de febrero… ¡Y cuando los luperci corrían por el monte Palatino blandiendo estos látigos, las mujeres jóvenes y los hombres valientes salían a su paso para ser purificados por su azote!

No fue esta la primera fiesta toga celebrada en el Nido, y es que este tipo de encuentros resultan siempre muy divertidos y tienen un montón de ventajas: para empezar, el dresscode es especialmente barato y sencillo de conseguir (basta con una simple tela, sandalias y complementos opcionales). También es una vestimenta que rompe con lo habitual: disfrazarse ayuda a “romper el hielo”, a igualar a todo el mundo y a meter a la gente en situación… Y además, en palabras de unos buenos amigos madrileños que vinieron esos días de visita, “una toga va muy bien para guarrear”, jeje.

Foto de Aiko Erosblack

No era necesario que la toga fuese una tela blanca: ¡imaginación al poder! Tuvimos una toga de PVC que podéis ver en la foto inferior, otras de colores variados, una que tenía un cierto aire a chilaba y una espectacular toga-leopardo… 🙂

Foto de Aiko Erosblack

Françoise fue ayudando a la mayor parte de los asistentes a ponerse la toga correctamente. Y es que su estilazo, buen humor y sentido del glamour sirven tanto para vestir una Medical Fetish Party como una fiesta toga o un encuentro en honor de Betty Page, jaja…

Foto de Vic Moore

Y cuando todo el mundo estuvo al fin preparado, llegó la hora del sacrificio ritual que forma parte ineludible de las lupercales. Qué animal sacrificaban los sacerdotes luperci originales está abierto a debate, aunque lo más probable es que fuera algún tipo de lobo… Sin embargo, tanto a Françoise como a mí nos caen demasiado bien los bichos, así que decidimos sacrificar en su lugar a un par de humanos. 🙂 Nos reunimos pues en la sala roja, dispuestos a iniciar solemnemente el ritual, mientras sonaban las primeras notas de Synaulia (un grupo de música romana tradicional formado por historiadores, arqueólogos y coreógrafos):

Foto de Vic Moore

El primer animal sacrificado fue un toro bravo… O más bien un Minotauro, siendo estrictos: una fiera bestia descendiente de la que mató Teseo, y que opuso toda la resistencia que pudo a la valiente sacerdotisa Françoise, que tuvo que traerlo al altar a empellones y con la ayuda de una gruesa cuerda…

Foto de Tangata Puhuruhuru

Un rito mistérico no puede ser publicado en su totalidad, pero os ofrecemos una muestra de la invocación, por si algún día os veis en la tesitura de tener que sacrificar un minotauro…

Foto de Vic Moore

¡Escúchanos, Dionisio, hijo de Zeus y Sémele, dios del vino y el desenfreno, de las máscaras y el teatro, de la locura y el éxtasis! Te ofrecemos la espesa sangre del Minotauro, que verteremos para emborracharnos con ella en tu honor. ¡Concédenos el frenesí báquico y líbranos de la esclavitud a las normas sociales, la vergüenza y el miedo al qué dirán!

Foto de Vic Moore

El segundo “animal” que se ofreció voluntario para el sacrificio fue una hermosa e inocente ovejita, que inmolamos de forma igualmente sangrienta en honor de Hécate, Artemisa, Prometea: encarnaciones de la Diosa cuya protección femenina solicitamos para nuestra fiesta con estas palabras…

Foto de Vic Moore

Escúchanos, triple Diosa, Virgen, Madre y Anciana, dadora de vida y muerte… Te ofrecemos en hecatombe la sangre de esta doncella, de suave lana virgen color vainilla. ¡Concédenos alegría, valor y fuerza de voluntad, concédenos el placer del sexo y la profundidad del sentimiento, concédenos la libertad!

Foto de Aiko Erosblack

Y tras la muerte, llega la vida, la transmutación de animales muertos en humanos vivos… Que no tardaron en ser convenientemente azotados por los asistentes con los látigos lupercales, tal como manda el antiguo ritual. Aunque eso no lo vamos a enseñar. 🙂

Foto de Tangata Puhuruhuru

Y así dimos paso al resto de la fiesta, tras recitar el estribillo del Pervigilium Veneris, el poema anónimo que abría en el siglo IV las fiestas de tres días y tres noches en honor de Venus… ¡Cras amet qui nunquam amauit quique amauit cras amet! ¡Quien no amó, que ame mañana, y el que amó, que vuelva a amar! ¿No parece un mal plan vital, verdad? 🙂

Foto de Tangata Puhuruhuru

La noche transcurrió como acostumbran a desarrollarse las fiestas nideras: música, juego, buen rollo, charla amigable y, en este caso, un cierto aire a rodaje de la segunda parte de Calígula. Pero lo que pasa en el horno se queda en el horno…

Foto de Aiko Erosblack

Y ya llega el momento de apagar las velas y dejar el resto a la imaginación de cada uno… Por de pronto Françoise y yo, cansados pero contentos, nos retiramos al triclinio a descansar.

Foto de Aiko Erosblack

~ por joseplapidario en marzo 29, 2011.

Una respuesta to “Lupercalia romana: ¡así celebramos San Valentín en el Nido!”

  1. Muy buen sitio.Interesante, con buen gusto e inteligente.
    Sigan adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: